5/08/2014

Fútbol “Pasión de alegrías y riesgos”


Se aproxima el evento más esperado del mundo, hablamos del mundial del fútbol, durante generaciones se han venido observando, como las personas se involucran tanto con su equipo al cual lo llaman “mi equipo del alma”, y se dejan llevar por esa pasión que en algunas ocasiones se torna desenfrenada, tan solo en el momento de portar una camiseta de dicho color se convierte en uno de su más grandes tesoros que muchos defienden con su propia vida. 
Estas conductas que se pueden ver en las diferentes medios de comunicación hace imaginar que vivimos rodeados de personas con un alto grado de intolerancia que muchas veces transforman un evento de alegría y emoción en una guerra de colores, muchos afirman que esto se presenta por la falta de cultura, pero en este caso es una afirmación errada, puesto que él las famosas “barras bravas” podemos ver tanto personas sin educación y cultura como otras con un alto grado de capacitación, todos tienen un mismo fin adorar y defender a su equipo, porque el calor que genera este deporte sube a tales temperaturas que se pierde el control.

Son bastantes las precauciones que se han presentado tras estos evento de esta naturaleza, que a llegado al punto de organizar los juegos dependiendo los rivales que se enfrentan, es tan triste recordar cuando no había peligro por portar una camiseta e ir al estadio era un evento de alegría y paz sin pensar que se podrían presentarse peleas, ahora solo presenciamos batallones completos listos por si se presentan problemas como si esto fuera una guerra.
Muchos clubes ya han aportado cambios gracias a la sensibilidad y la tolerancia de ver un partido de futbol en forma sana, capacitando a muchas barras y creando mecanismos, para que estas actitudes de intolerantes se eviten.
Ahora resta esperar que este mundial además de que vamos con nuestro equipo COLOMBIA, sepamos afrontar bien un triunfo y no lo celebremos rompiendo vidrios y acabando con diferentes establecimientos, tan con solo ondear nuestra bandera con gusto y gritar si se puede, logramos hacer un cambio.
Por: Maria Fernanda Valderrama Pulido

Reacciones:

0 comentarios: