5/14/2014

LAS GUERRILLAS, CONSECUENCIA DE LA GUERRA. / Por: Luz Mery Prada/Com. Gráfica


LAS GUERRILLAS, CONSECUENCIA DE LA GUERRA



En este mes que pasó se recordó la muerte de Jorge Eliécer Gaitán y todos los medios de comunicación tenían algo que decir sobre el tema, más todos coincidían en repetir la historia que nos han contado por todas las generaciones desde este suceso hasta el día de hoy: “La muerte de Gaitán desató la guerra en nuestro país y la conformación de los movimientos guerrilleros del mismo” pero más allá de estas palabras, mucho más allá está la gran verdad que como es de costumbre muy pocos se interesan por indagar.

Lo cierto es que los grupos guerrilleros que se conformaron en nuestro país no fue nada más que una vil consecuencia de tantas barbaries e injusticias del mismo gobierno que fue cómplice junto a sus fuerzas armadas, aquellas que fueron constituidas para defender al ciudadano, no obstante lo estaban matando, saqueando, maltratando, y sembrando el terror en sus ojos; de allí surgen estos grupos armados a los cuales se les denominaron “guerrilla”, los cuales fueron creados justamente necesarios para defender sus vidas y las de sus familias. Aquí ya se echa abajo la historia que ha sido impuesta, pues la guerrilla no fue una causa de la violencia sino una consecuencia.

Cuando se desencadenó la guerra entre godos y liberales, los conservadores llevaban la mejor ventaja, pues eran ellos quien tenían de su lado los chulavitas, (personal encargado y autorizado para matar liberales) y obviamente todas las armas y apoyo del gobierno; viéndose los liberales acorralados y abatidos por tanta frustración al experimentar como eran asesinados sus familiares, saqueadas sus fincas y casas, violadas y maltratadas sus mujeres y niños, no les quedó más remedio que unirse y armarse para protegerse y preservar sus existencias, nunca tuvieron la intención de hacer daño, pues con los que les hacían daño era suficiente.

De ahí surgen movimientos de campesinos, familias enteras, y personas inocentes los cuales cambiarían dicha inocencia por algo más preeminente que ella, ¡sus vidas! y comienzan estos grupos guerrilleros alguno de ellos comandados por Guadalupe Salcedo, quien tiempo atrás fue entrenado por la vida para ser un guerrero y  fue un símbolo nacional de la resistencia; con él se levantantaron grupos de valientes campesinos que lucharon incesablemente para defender sus pueblos y recuperar su dignidad, lo cual fue una lucha inagotable por aproximadamente 4 años, años en los que tuvieron que adentrasen al monte y desde ahí pelear con ahínco, eso les daba ventaja ya que conocían con exactitud los llanos Colombianos y  les facilitó hacer varias emboscadas a los Chulavitas que no se saciaban de derramar la sangre del pueblo.

Salcedo y los grupos guerrilleros tuvieron la osadía de no solo defenderse sino que empezaron a atacar a los chulavitas y mataron algunos de ellos en una emboscada. Quedando los policías con sed de venganza se fueron a Puerto López Meta y realizaron un despiadado genocidio en contra de los campesinos inocentes que allí vivían los cuales no pertenecían a ningún grupo pero fueron ellos quienes pagaron las consecuencias del régimen de sus opresores.

Después de luchas y muertes la guerra solo deja marcas y un pasado escrito con sangre en lo cual se buscó dar fin a ella con las famosas negociaciones de paz, entre tantas persuasiones cedieron los grupos guerrilleros para firmar lo que ellos anhelaron desde un comienzo: la paz, esa paz esquiva y escasa que como una enemiga  huía de ellos, y en la esperanza de obtenerla decidieron dejar sus armas y empezar nuevas vidas creyendo en las suntuosas promesas del gobierno que se mostró clemente y justo.



En ese momento sintieron que su lucha había sido exitosa pues ya había acabado esa guerra que ellos tanto odiaron pero que por la preservación de sus vidas fue imperante hacer parte de ella; lo que no sabía era que después de ese  momento el gobierno los vio que estaban vulnerables y desarmados y aprovechó para acabar con todos, creando movimientos paramilitares, que los buscaban donde estuvieran  asesinándolos junto con sus familias.


En conclusión, los mismos que originaron la guerra han sido los mismos que la han llevado a cabo sin parar, sin lamentarse, sin tener piedad, solo por satisfacer sus intereses por sembrar autoritarismo y crueldad para que nadie ose llevarles la contraria, para que nadie busque la libertad y puedan siempre manipularnos a su voluntad.

Reacciones:

0 comentarios: