3/12/2015

Justicia a Intereses

Con el último escándalo que se ha desatado sobre el fallo de Fidupetrol, queda claro el nivel de corrupción en Colombia.  No se salva ni  la alta corte. Y que esta polémica sea vox pópuli no quiere decir que sea la única, de hecho por parte del mismo magistrado Jorge Pretelt se reviven otros casos entre esos la finca en Urabá: 45.5  hectáreas registran como dueña a Martha Ligia Patrón esposa del magistrado. Pero, víctimas desplazadas por los paramilitares dicen ser dueños de esas tierras. Él, se refiere al tema afirmando que no sabía sobre la reclamación de esos predios
Casos como los de Fidupetrol no son nuevos para quien ocupaba el cargo de presidente de la corte, pues también se ha visto involucrado en procesos como el de Granahorrar y el del exalcalde de Barranquilla Álex Char. En el primero falló a favor de la entidad financiera que había sido intervenido el estado, por razón de estafa a muchas personas. Y lo segundo el Señor Álex Char (primo suyo) construyó unas casas que se meses después se desplomaron. Lo que correspondía era una  indemnización a  las familias afectadas pero nuevamente ahí estaba Jorge Pretelt, para tumbar la tutela y darles el triunfo a los que tienen el poder.
¿Cuál es la garantía de justicia que pretenden dar al pueblo Colombiano?
Con esto queda claro que el abogado Víctor Pacheco el mismo que habría dado 400 millones de pesos al magistrado Pretelt para que tumbara la multa de 22.000 millones a la gobernación del Casanare, es de los que ronda por las oficinas de la corte judicial. Según la Revista Semana el abogado en los últimos tres años visitó a magistrados del Consejo de Estado, Consejo Superior de la Judicatura y Corte Constitucional. Visitó a Alberto Rojas, Jorge Iván Palacios, Gabriel Mendoza y al protagonista de esta  cuestión, Jorge Pretelt.
La justicia, un tema tan sagrado para cualquier comunidad, es vulnerada incluso por aquellos que se supone que deberían darle el valor que merece. Inclinar la balanza de la justicia hacia el lado politiquero es pan de cada día en este país. Justicia a Intereses.
Por: Paula Andrea Castañeda López

Reacciones:

0 comentarios: